3 de Diciembre de 2021

MEJORA LA SALUD FINANCIERA DE TU EQUIPO Y POTENCIA SU BIENESTAR INTEGRAL

La salud financiera y la salud mental están estrechamente relacionadas. Las cifras hablan por sí solas: según el estudio ‘Cigna 360 Well-being Survey’, las finanzas unipersonales (30%) y la estructura económica familiar (27%) son dos de las principales causas de estrés en nuestro país. A su vez, este estrés puede influir en todos los ámbitos de la vida de una persona, incluido el entorno laboral. Por este motivo, es necesario que las empresas comprendan cómo y con qué herramientas pueden apoyar a sus empleados a la hora de mejorar su salud financiera. ¡Sigue leyendo!

La salud financiera es la capacidad de una persona para gestionar sus obligaciones económicas en el día a día gozando de tranquilidad y seguridad respecto a su futuro. Es una parte fundamental dentro del bienestar integral de la persona, ya que las preocupaciones financieras y el estrés que éstas acarrean pueden afectar a muchos otros ámbitos de nuestras vidas: las relaciones, el trabajo y la salud mental y física.

Y es que las noches en vela echando cuentas o pensando cómo hacer frente a los pagos imprevistos son escenas comunes en el día a día de muchos trabajadores que, de mantenerse en el tiempo, pueden aumentar los niveles de estrés y afectar a su salud mental.

Para evitarlo, es necesario que los profesionales de Recursos Humanos integren la salud financiera como un ámbito más a tener en cuenta a la hora de implantar acciones que potencien el bienestar integral de la plantilla. Es aquí donde Cigna tiene mucho que ofrecer. Gracias a servicios orientados a cuidar la salud integral de los empleados, las organizaciones pueden poner el foco en aquellos aspectos clave que forman parte de la vida de las personas. Puedes consultarlos en este enlace.

Por ejemplo, una de las soluciones que Cigna plantea para que los profesionales de RRHH puedan ser eficientes ante este reto es facilitar el acceso de la plantilla a consultas psicológicas. Con este servicio, la compañía se posicionará al lado de su fuerza laboral para tratar sus preocupaciones financieras y el impacto que estas hayan podido tener en su salud mental.

En este sentido, para ofrecer continuidad a la hora de brindar apoyo emocional, la sensibilización también es una de las cuestiones a tener presente. Es esencial que los empleados dispongan de la información necesaria para darse cuenta de la importancia de cuidar de su salud financiera, de la misma manera en la que se adoptarían otros hábitos saludables. En este sentido, las organizaciones pueden ofrecer charlas informativas y ponencias de la mano de expertos. Estas sesiones harán ver a la plantilla todo lo que puede ganar en calidad de vida si mejoran la gestión de sus ingresos y gastos.

Además, proporcionar formación en materia de ahorro y gestión de finanzas personales puede ser una iniciativa muy interesante. Así, a través de talleres o workshops es posible abordar cuestiones tales como el concepto básico de ahorro o libertad financiera, saber cómo funciona el mundo de las finanzas o comprender cómo y dónde invertir para sacar el mayor rendimiento económico, entre otros temas. El hecho de que sea la propia empresa quien ofrezca este servicio reforzará el vínculo empleado-compañía y mejorará el ambiente de trabajo. Y no sólo eso: gracias a este tipo de actividades, desde los departamentos de Recursos Humanos podrán identificar cuáles son las necesidades de la plantilla, así como poner en práctica distintas soluciones para apoyarles en el cuidado de su salud financiera.

Asimismo, cada una de estas acciones se deben personalizar y adaptar teniendo en cuenta la situación que afronte cada organización y sus equipos. Pero las ventajas de mejorar la salud financiera de los trabajadores son claras: al reducirse el estrés asociado a estas preocupaciones, la satisfacción general de la persona aumentará, y propio bienestar general se verá reforzado. En consecuencia, el desempeño de la actividad laboral mejorará, así como la productividad y el rendimiento.

Por todas estas razones, te animamos a que des un paso más en el desarrollo de la estrategia de bienestar de tu equipo desde una perspectiva integral, sin dejar de lado su salud financiera. Porque todos los ámbitos que afectan a su día a día están interconectados (vida persona, vida laboral, familia, salud financiera, acceso a la atención médica, vida laboral y red de apoyo) y tienen el mismo peso en la salud holística de la plantilla.

Conoce aquí todas las soluciones y productos que podemos ofrecerte desde Cigna para ayudarte a cuidar del bienestar integral de tu equipo. Apuesta por la salud de tus empleados. ¡El momento es ahora!