3 de Diciembre de 2021

TODAS LAS CLAVES PARA COMBATIR LA PROCRASTINACIÓN EN LOS ENTORNOS DE TRABAJO HÍBRIDOS

Los nuevos entornos de trabajo inciden directamente en la manera en la que las plantillas afrontan las jornadas laborales. Ahora más que nunca, contar con una buena capacidad de organización y gestión del tiempo es clave para mantener la productividad. Pero, ¿cómo evitar que los empleados caigan en la procrastinación? ¡Conoce las principales claves de la mano de Cigna Europa!

Optimizar procesos en el nuevo entorno de trabajo híbrido e impulsar el bienestar holístico de la plantilla son y seguirán siendo materias obligadas en la gestión empresarial. La apuesta por un formato en el que la actividad se desarrolla en la oficina y en el domicilio del trabajador trae grandes ventajas: mayor eficiencia, adaptación y flexibilidad, tanto para la organización como para los empleados. Pero, a su vez, también supone nuevos retos a la hora de gestionar el tiempo y priorizar tareas.. Por esa razón, es muy importante que las organizaciones apuesten por la formación en sus equipos en este ámbito para evitar la aparición de conductas relacionadas con la procrastinación: postergar asuntos importantes que deben atenderse y sustituirlos por otros más irrelevantes.

Esta conducta afecta directamente al rendimiento y la productividad del equipo, especialmente cuando la fuerza laboral está sometida a niveles de estrés elevados. Por ello, para evitar que el desgaste emocional se traduzca en un aplazamiento de tareas, es de vital importancia adoptar políticas de bienestar integral que refuercen la salud física y mental.

No hay que olvidar que el principal valor de una organización son las personas que forman parte de ella. Por tanto, desde los departamentos de Recursos Humanos se debe dar respuesta a las nuevas necesidades que surgen en el trabajo presencial y, también, en remoto. Una buena manera de hacerlo es que la empresa incluya en su estrategia de salud aquellos recursos que faciliten la mejor gestión de las emociones, ya que es una de las principales causas de procrastinación.

¿No sabes por dónde empezar? Desde Cigna Europa, como proveedor líder en servicios de salud con una dilatada experiencia, te ayudamos a afrontar este desafío. A través de nuestro modelo Whole Health proporcionamos numerosos servicios centrados en el cuidado de la salud emocional de los empleados.  Conócelo a través de este enlace.

Pero, además de estas soluciones, ¿qué claves se deben tener en cuenta para combatir la procrastinación en los entornos de trabajo híbridos? ¡Aquí te lo contamos!:

  • Priorizar la salud emocional de la plantilla. El estado de ánimo y la gestión de las emociones son imprescindibles para afrontar la jornada laboral con optimismo, sin caer en la procrastinación. Por eso, uno de los grandes retos de las empresas es conseguir que los empleados se sientan seguros en su puesto de trabajo y que reduzcan sus preocupaciones personales, algo que pueden conseguir contando con Cigna Europa como partner de salud. Cuando los trabajadores se sienten protegidos, la inseguridad se reduce, aumenta la motivación y, con ella, el rendimiento laboral. Además, si este cuidado de la plantilla se hace desde una perspectiva global, teniendo en cuenta todos los aspectos que influyen en su día a día, la organización marcará la diferencia.
  • Promover la gestión efectiva del tiempo de trabajo. Dedicar esfuerzos a mejorar la gestión del tiempo y el desempeño de la actividad laboral es una decisión que permite alcanzar resultados positivos. Y más si se pone a disposición de los trabajadores herramientas como las sesiones de coaching que ofrecemos en Cigna Europa. Fomentando estos espacios de reflexión y autoconocimiento, las empresas ayudarán a su fuerza laboral a mejorar la productividad, a distribuir tareas y a desarrollar técnicas de planificación efectiva con las que rentabilizar mejor el tiempo en el trabajo.
  • Gestionar proactivamente la desconexión laboral. El desgaste profesional que aparece como consecuencia de una situación de estrés laboral crónico, fruto de la incapacidad de desconectar del trabajo, repercute negativamente en la salud física y mental, haciendo que se pospongan continuamente las tareas menos atractivas. Por eso es de vital importancia que la organización promueva activamente la desconexión laboral y digital de su equipo fuera de las horas de trabajo.
  • Proporcionar nuevas fórmulas para conseguir un clima laboral productivo. Algunos de los sentimientos que suelen ocupar la mente del trabajador antes de procrastinar son el miedo al fracaso, la indecisión o el perfeccionismo por no saber cómo manejar la situación que tiene delante. Para combatir estas situaciones, es decisivo que desde la empresa se impulse un ambiente de confianza y apoyo entre los miembros del equipo a través de un feedback continuo y una comunicación fluida. De esta manera, los empleados acabarán viendo a la compañía como parte de su red de apoyo.
  • Impulsar la motivación a través de reconocimientos profesionales. Mantener a los empleados contentos para que su rendimiento no decaiga también forma parte de las claves para combatir la procrastinación. Desarrollar actividades o encuentros de agradecimiento, así como trasladar comentarios constructivos para premiar ese esfuerzo, es muy importante a fin de mantener al equipo motivado. Al mismo tiempo, realizar jornadas para ver qué se puede mejorar e intercambiar opiniones sobre el funcionamiento de los equipos puede ser muy positivo para mejorar las relaciones entre compañeros.    

¿Aún tienes dudas? En Cigna Europa tenemos un amplio catálogo de productos y servicios que te ayudará a encontrar la solución que se amolde a tus necesidades. Si quieres conocerlos, haz clic en este enlace y te ofreceremos un asesoramiento personalizado. ¡Combate la procrastinación impulsando el bienestar integral de tu equipo y marca la diferencia!