21 de Enero de 2019

Cómo afrontar un mal día, sea Blue Monday o no

Es importante cuidar de nuestra salud mental a diario. Y adoptar ciertos hábitos saludables pueden ayudarte con ello

Disfrutar de un buen estado de salud es el fruto de una buena salud física y mental. Y precisamente en un día como hoy, Blue Monday, considerado por muchas personas como “el día más triste del año” - aunque con escasa base científica que lo avale como tal -, desde Cigna queremos destacar la importancia de adoptar ciertos hábitos saludables que nos ayuden a cuidar de nuestra salud mental cada día:

  • Identifica tus emociones. En muchas ocasiones tratamos de ignorar los sentimientos negativos, y nos olvidamos de que es completamente natural estar triste o con el ánimo más bajo en ciertas ocasiones. Cuando esto ocurra, es importante prestar atención a lo que sientes para identificar qué es lo que causa esa emoción. Te resultará mucho más fácil expresar tus sentimientos, y de esta manera podrás manejarlos mejor.
  • Aprende a respirar. Los ejercicios de respiración abdominal son clave para aprender a manejar situaciones de estrés o ansiedad, ya que facilitan la relajación. Además, saber cómo realizar este tipo de ejercicios ayuda a disminuir las alteraciones físicas y a liberar tu mente de tensión, reduciendo el impacto de la ansiedad en tu vida.
  • Relativiza. Cuando vivimos un acontecimiento en primera persona, tendemos a darle una mayor importancia que cuando le sucede a otro. No tiene nada que ver con falta de empatía, sino que ver un hecho desde el punto de vista de otra persona nos permite ser más objetivos y analizarlo con mayor perspectiva. Por eso, ante un problema hazte la siguiente pregunta: si esta misma situación le ocurriese a otra persona, ¿qué le dirías?
  • Cuida tu salud física. ¿Tienes un mal día? No te preocupes: sal a caminar a paso ligero durante 30 minutos y notarás una mejoría en tu estado de ánimo. Esto sucede porque nuestra salud física también afecta a nuestra salud mental. Por eso, trata de seguir unos hábitos de vida saludables: dormir entre 7 y 8 horas diarias, mantener una dieta equilibrada y hacer ejercicio de manera regular son claves para lograrlo.
  • Adopta una actitud positiva. Como todo, mantener una actitud positiva ante la vida es algo que se puede entrenar día a día. Por eso, trata de estimular los pensamientos positivos conociendo más acerca de aquello que te hace feliz, y siendo consciente de las cosas que no puedes cambiar.

Si lo necesitas, recuerda pedir ayuda. Si bien no pasa nada por sentirse un poco triste o bajo de ánimo en ciertas ocasiones, cuando estos pensamientos o emociones negativas afectan a tu día a día y se convierten en la normalidad, es conveniente valorar la posibilidad de solicitar ayuda profesional. Si sientes que lo necesitas, no pospongas la decisión y da el paso: tu salud integral te lo agradecerá.